La escultura metafórica de la familia: una metodología de trabajo con figuras a nivel sistémico

La escultura metafórica de la familia: una metodología de trabajo con figuras a nivel sistémico

Category : Metafora

La escultura metafórica de la familia: una metodología de trabajo con figuras a nivel sistémico

Anibal Pérez Peñaranda

Introducción: La naturaleza gregaria de los seres humanos nos hace inherentemente sistémicos. Al nacer la escultura familiar ya está esculpida por las personas que vivieron antes que nosotros y su diseño se ha fraguado durante muchas generaciones y cuyos ingredientes básicos ha sido todo el transcurrir de la narrativa familiar de lo bueno y lo malo, de los órdenes y de los desórdenes del sistema. En ella están inscritas las deudas y lo que ha quedado sin completar de nuestros ancestros. En el árbol familiar están los registros que dan cuenta de las intrincaciones transgeneracionales, heredados como legados densos. Los que vienen después, lo toman y son tomados en franca lealtad para compensar los desequilibrios del sistema familiar, por lo que sanar y completar lo inconcluso es imprescindible para alcanzar la paz. Al sanar, sanamos al árbol, con lo cual conquistamos la paz, tanto la nuestra como la de los ancestros.

La familia es el dispositivo natural de la sobrevivencia humana, en su seno se cuecen las desdichas más dramáticas y las experiencia más sublimes de realización human, estos dos extremos a veces nos someten, nos atrapan en encrucijadas de conflictos que nos desafían. La familiar no ha sido reemplazada hasta ahora como fuente de satisfacción e insatisfacción de las necesidades humanas. En ella los padres se “comen las uvas verdes y a los niños les rechinan los dientes” (pasaje de la biblia), pues los lasos de lealtad constituyen la interacción más fuerte del sistema familiar.

Para Hellinger (2009) todos los miembros de la familia se hallan relacionados entre a través del destino. Del vínculo de amor que ésta relación comporta nace la necesidad imperiosa de llegar a un equilibrio entre la ventaja de unos y la desventaja de otros”. Los hijos sanos quieren parecerse a los padres enfermos, los que no han muerto desean seguir a los que han muerto, es decir “lo hago por ti”, “yo en tu lugar” o “te sigo” son los movimientos que a nivel del vínculo de lealtad son los más recurrentes. Muchas personas creen de manera inconsciente, que a través de la enfermedad pueden cargar con el sufrimiento y la culpa de otros miembros de la familia. Según Bszormenyi-Nagi (19869, la lealtad es la fuerza que mantiene unidas a las familias y está conformada por sentimientos, pensamientos y motivaciones que de manera consciente o inconsciente operan como compromisos mutuos y afecta a varias generaciones. Surge la pregunta ¿para que heredamos de nuestros ancestros esta información?, para evolucionar, esa es la respuesta. Los conflictos humanos conllevan el sentido de adaptación y en la medida en que se responda a los desafíos de adaptación podrá existir un desarrollo hacia adelante. 

Por ejemplo: El bisabuelo dejó hundir el maravilloso taller que tenía, y la familia pasó hambre, y los hijos vivieron este conflicto y repitieron el patrón, así el abuelo intentó montar un negocio pero le fue imposible, siempre se arruinaba, y mi papá, doble del bisabuelo, volvió a intentar tener negocio, pero esa información, hasta que no tomamos consciencia de ella, nos maneja, nos manipula, pues no viene sola, todos estos hombres de la familia, eran agresivos, no estaban preparados para amar a sus mujeres, tenían ese miedo en el cuerpo por no sentirse machos capaces de mantener a sus manadas. Esta información va pasando de una generación a otra, hasta que alguien la haga consciente, hasta que un varón esté dispuesto a amar sin miedo, sin sentirse en deuda, en cuanto esto suceda, los negocios funcionaran en la familia. En consecuencia, el haber superado esta intrincación le permite evolucionar. El legado transgeneracional funciona además como un organizador de la vida psíquica de la persona y de la familia, es el ingrediente básico de la intersubjetividad desde los cuales nos es transmitida por vía psíquica la formación de ideales, las referencias identificatorias, las representaciones, los mecanismos de defensas, creencias, mitos, ritos e ideologías. En la concepción del sujeto psíquico como inseparable del grupo es donde se entrecruzan la transmisión intrapsíquica y la intersubjetivas. Todo este proceso de representaciones constituye grandes campos de memoria que aseguran la continuidad del sistema. A efectos de conocer estar intrincaciones sistémicas se han creado variados abordajes, grupales e individuales. Dentro de la temática terapéutica sistémica se han desarrollado el trabajo con constelaciones familiares tanto a nivel grupal como individual, el trabajo con metáforas constituye una dispositivo directo que no crea resistencias o actitudes defensivas en las personas, con lo cual el individuo logra evidencias de manera rápida y eficaz las imágenes internas que reproduce de manera inconsciente y que lo llevan a la desdicha y al sufrimiento. Por tal razón les propongo este curso, el cual constituye un recurso de fácil accesibilidad para los terapeutas.


Leave a Reply

Búsqueda

INDESIS en Acción

Artículos Recientes